Extensión Cultural

Apariencia

Francisca Agurto

Hace algunos a√Īos,¬† 6 o 7, comienzo a sacar unas fotos de sombras contrastadas de algunos objetos. Quedan guardadas en el archivo del computador.
Paralelamente un interés por el blanco y negro se empieza a instalar, después de tiempo trabajando  el color en xilografías a taco perdido y relieves.
Buscando el sentido y viendo la necesidad de salir de mi zona de confort , creo necesario hacer pruebas con el blanco y negro, los medios tonos, algo que en general no hab√≠a intentado. En ese ejercicio record√© cuando acompa√Īaba a mi pap√° en el peque√Īo laboratorio de fotograf√≠a que ten√≠a en la casa, el momento en que la foto se empezaba a develar en el l√≠quido por arte de magia,¬† √©l hac√≠a comentarios para m√≠ incomprensibles : ” se satur√≥ el negro”, ” no hay variedad tonal”, ” el grano de la imagen”… √©l buscaba algo en ese peque√Īo pedazo de realidad. Manipularla probablemente, hacerla ¬†mejor, diferente, qui√©n sabe…
Estas obras surgen de ah√≠, de¬† peque√Īos momentos, que por alguna raz√≥n me sedujeron y que ahora encuentran una puerta de salida.
El blanco y negro, la sombra, el otro lado, aquello que creemos ver, que creemos ser.  Síntomas en estos trabajos simples, básicos quizás.
Pero, sin embargo, fueron saliendo desde una meditaci√≥n profunda, cada uno representaba un desaf√≠o diferente, ya fuera por la composici√≥n, por el dominio de las gubias en un material aparentemente d√≥cil pero tramposo. En ese juego de la b√ļsqueda del equilibrio formal de la imagen, a trav√©s de las oscuridades y el blanco del espacio, los referentes comienzan a diluirse. Se instala esta “nueva” realidad ¬†a la que apela la obra de arte interpel√°ndote. Eso que t√ļ ves no es lo que necesariamente es para todos.
Así nuevamente el arte se manifiesta como una ficción, como una mentira; o, nuevamente, como una transfiguración
Lo que comienza siendo el vuelo de una cortina en una ventana, las sombras de unas sillas de terraza, los garabatos en un sobre, las rocas en un borde costero, la piel de un animal salvaje, la estructura de un fierro apoyado contra una pared, puede terminar  llevándote a un viaje misterioso.


Galería

Agregar a Pantalla de Inicio