Universidad Viña del Mar

Noticias y Actividades

¿Cuál es la mejor opción de cerveza para paliar el frío?

Experto nos señala cuales son las características que estos bebestibles tienen en esta época.

VIÑA DEL MAR | 24 de julio de 2019
¿Cuál es la mejor opción de cerveza para paliar el frío?

Si bien la primera impresión al pensar en cerveza es un caluroso día de verano acompañado de una copiosa porción de este honorable brebaje a temperaturas muy frías. Por siglos la cerveza se ha fabricado durante todo el año ajustándose a las temperaturas ambientales, entendiéndose como un proceso vivo adecuado a cada época del año.

Esto ha sido reconocido por diversos maestros cerveceros, quienes prefieren elaborar cervezas de fermentación lenta ante las bajas temperaturas en invierno y acompañados de un mayor grado alcohólico. De este modo podemos disfrutar de cervezas de alta densidad, buen contenido de grado alcohólico, complejas y por lo general oscuras con las cuales podemos acompañar el invierno.

El coordinador del diplomado en elaboración de cervezas de la Universidad Viña del Mar, Carlos Arenas, explica cuál es la mejor opción en época de invierno, precisando que “los locales especializados en cervezas artesanales cuentan con estilos como Stout y Porter que al tener un cuerpo más pesado, complejidad y adecuada graduación alcohólica en torno a los 4 a 7° son compañeras ideales para acompañar un frío día de invierno. Por su parte los estilos como Bock a diferencia de los anteriores tienden a poseer un carácter más limpio, pero conserva un gran cuerpo y un grado alcohólico en torno a los 7°. También las hay más complejas y de mayor graduación como Barley wine que por lo general tienen 9 a 12 grados, precisó.

Por otro lado el experto se refirió a la cautela en el consumo de este tipo de cervezas por parte de los paladares no acostumbrados agregando que “por lo general una porción fácilmente puede proporcionar el doble de las intensidades de sabores y grado alcohólico que sus homólogos del verano, por lo cual inclusive una simple porción bastaría para alegrar una noche fría de invierno al aumentar la sensación de calor por la vasodilatación y consecuente mayor flujo sanguíneos de la piel, donde se encuentran las terminales nerviosas sensibles al calor. Sin embargo, no se aconseja abusar de ésta técnica por una potencial pérdida de temperatura corporal, disminuyendo la temperatura interna del mismo” concluyó Arenas.

Más información sobre este diplomado

Diplomado de Elaboración de Cerveza