Universidad Viña del Mar

Noticias y Actividades

Así son las prácticas de educación inclusiva en la UVM

De acuerdo a la UNICEF, en el mundo hay alrededor de 93 millones de niños que viven con algún tipo de discapacidad, menores que necesitan desarrollar sus habilidades y perseguir sus sueños al igual que todos los demás. Sin embargo, las personas con discapacidades suelen ser invisibles y tienen menos oportunidades que el resto de la población para acceder a una educación de calidad.

VIÑA DEL MAR | 18 de febrero de 2021
Así son las prácticas de educación inclusiva en la UVM

Aquí es donde entra en juego la educación inclusiva como derecho, un esfuerzo que están haciendo países como Chile, Italia, Luxemburgo, Paraguay y Portugal para promover la igualdad educativa.

A nivel local, se trata de un cambio de enfoque con solo algunas décadas de antigüedad.

Los inicios de la educación inclusiva en Chile los puedes encontrar en la década de los 90, pero ha venido ganando más visibilidad desde que se implementó la Ley General de Educación en 2009 y la Ley de Igualdad de Oportunidades e Inclusión Social para Personas con Discapacidad en 2010.

¿Qué es la educación inclusiva?

La UNICEF describe las prácticas de educación inclusiva como la oportunidad real de aprendizaje que tiene una persona perteneciente a un grupo tradicionalmente excluido por el sistema educativo, como las personas discapacitadas y las hablantes de lenguas minoritarias.

Sin embargo, la educación inclusiva se adapta a todos los estudiantes y se adecua a las necesidades y contextos de cada uno, como situación económica, orientación sexual, género, etnia, lengua, etc. El objetivo es evitar la segregación en escuelas o espacios especiales para brindar una oportunidad educativa justa y realmente integradora.

¿Por qué es importante la inclusión universitaria?

A pesar de los esfuerzos que se han hecho para promover la educación inclusiva como derecho, aún hay mucho por hacer en la materia.

En Chile, las personas con discapacidades poseen alrededor de tres años menos de estudios -en comparación con el resto de la población-, y tan solo un 9,1% alcanza a completar la educación superior.

Por eso, hoy es necesario ampliar las oportunidades educativas para que todas las personas -sin importar sus condiciones especiales-, puedan acceder a formación de calidad que les permita alcanzar sus sueños.

La inclusión universitaria te entrega la oportunidad de aprender bajo condiciones que te permitan disfrutar plenamente de este derecho, respondiendo a tus necesidades, valorando la diversidad y promoviendo la equidad.

Prácticas de educación inclusiva en la UVM

De cara a este desafío, la Universidad Viña del Mar (UVM) ha adoptado políticas que promueven la educación inclusiva en Chile como sello formativo de los futuros profesionales.

Es en este marco que surge la Unidad de Inclusión UVM, la cual está comprendida por tres ejes:

  1. Gestión institucional, que consiste en capacitar y orientar en las acciones y procedimientos que brindan soporte a las personas con discapacidad.
  2. Cultura inclusiva, que involucra desarrollar el valor por la inclusión, la diversidad y la no discriminación en la comunidad universitaria.
  3. Gestión pedagógica, que provee las medidas y herramientas necesarias para reducir las barreras de aprendizaje y la participación de los estudiantes, donde entra en juego el programa de inclusión universitaria.

El Programa de Inclusión Universitaria (PIU) tiene como objetivo asegurar el acceso equitativo al aprendizaje y de construir una cultura inclusiva en la comunidad universitaria de la UVM.

Además, el PIU se ha fortalecido gracias a la adjudicación del proyecto “MUSE: Garantizando una educación de calidad para estudiantes con discapacidad en la Educación Superior”, a través del cual se ha dotado a la universidad con tecnologías inclusivas que facilitan el proceso de aprendizaje.

De este modo, la Universidad Viña del Mar se proyecta bajo un marco inclusivo y moderno, adaptando su oferta educativa a las necesidades de todos los integrantes de la sociedad, garantizando así la educación inclusiva como derecho.