Noticias y Actividades

Voluntariado UVM trabajó con «Campamento Esperanza 2011»

Voluntariado UVM trabajó con «Campamento Esperanza 2011»

Cerca de 50 niños disfrutaron durante una semana de actividades preparadas especialmente para ellos.

Viña del Mar 11 de enero de 2022

La Universidad Viña del Mar, a través de la Unidad de Relacionamiento y Vida Estudiantil (RyVE), realizó de manera presencial el “Voluntariado UVM 2022”, instancia que benefició a los niños del Campamento Esperanza 2011, ubicado en Rodelillo.

Desde RyVE se hizo previamente un llamado a los estudiantes UVM para inscribirse como voluntarios de esta instancia veraniega, la cual tuvo una respuesta muy positiva y se contó con una gran participación de alumnos de las diferentes carreras de la universidad. Mientras que por parte del campamento participaron cerca de 50 niños y adolescentes.

El voluntariado se desarrolló tanto en el mismo Campamento Esperanza 2011 como en el campus Rodelillo UVM, con actividades educativas, deportivas, medioambientales, artísticas y se terminó con una gran fiesta infantil con juegos inflables, de agua y fútbol, entre otras. Además de compartir ricos refrigerios. Todo ello, atendiendo siempre a las medidas y protocolos sanitarios establecidos. El rector UVM, Carlos Isaac Pályi, participó en la inauguración del voluntariado y compartió con los niños asistentes.

Cabe destacar que desde hace varios años no se realizaba un voluntariado presencial, ya que durante la pandemia se desarrollaron en forma virtual, y con actividades para adultos mayores del Programa UDAM UVM (Universidad del Adulto Mayor). Por lo tanto, ha sido un hito retomar esta tradición y especialmente con los niños de este sector vecino a la universidad, dándoles un contexto diferente, sacándolos de paseo y acercándolos para que conocieran la universidad.

El jefe de la Unidad de Relacionamiento y Vida Estudiantil UVM, Leonardo Olmos, valoró la iniciativa indicando que “sabemos la importancia e impacto que tiene en la formación de nuestros estudiantes la responsabilidad social. Es por eso que, retomando los voluntariados presenciales, queremos que este tipo de iniciativas sean un sello que caracterice a toda nuestra comunidad educativa y que seamos capaces de generar conciencia, en nuestro estudiantado, del rol que nos toca asumir tanto personal como profesionalmente en la sociedad que nos vemos inmersos”.

Por su parte la presidenta del Comité Variante Agua Santa, Campamento Esperanza 2011, Rosa Silva, comentó que “se nos invitó a participar en esta actividad, estamos muy agradecidos ya que lo principal es que los niños lo han disfrutado harto. Les han enseñado varias cosas: a pintar, fútbol, a hacer cocadas y máscara. Los tíos fueron muy buena onda, muy respetuosos y les han enseñado a respetarse a cada uno”.

Silva además agregó que “estamos muy agradecidos de la universidad, ya que somos vecinos, el año pasado recibimos la medalla UVM todo el grupo general del comedor solidario itinerante y esperamos que sigan los proyectos, estamos participando en el tema dental y también de la construcción. Los niños bailaron cantaron, buscaron el tesoro, vieron una película igual que en el cine, con cabritas. Estamos felices porque los estudiantes dieron su tiempo, dejaron días para participar en el campamento, estamos muy agradecidas como dirigentes y a ellos también les favorece harto, porque van conociendo realidades distintas en diferentes campamentos”.

Testimonios

Una de las voluntarias fue Nicole Aravena, estudiante de Medicina Veterinaria, quien ya había participado en el voluntario UVM del adulto mayor. “Es una experiencia que me encanta, es una instancia tan bonita el poder compartir con la gente, ver otras realidades. El haber participado me cambio todo personalmente, es lo mejor estar en una instancia así en verano, porque uno ve que los amigos están haciendo otras cosas y acá uno lo pasa genial. Me parece buenísimo esta oportunidad que da la universidad, siento que a su vez está entregando valores y experiencia y eso es lo que más vale”.

Alex Mora, estudiante de Derecho, comentó que “me llegó el correo y me motivé a participar con el campamento, en vez de estar en mi casa, preferí venir y aportar mi granito de arena. No había participado en otro voluntariado UVM, me llevo una bonita experiencia, fui scout muchos años y siempre me ha gustado la idea de compartir con niños, les tomé mucho cariño a los que han participado esta semana. Lo pasé súper bien, aprendí harto de ellos y siento que ellos también aprendieron cosas de mí, me voy con un bonito recuerdo”.

Cristian Sánchez (13 años), asistió a algunas actividades del campamento y contó que “fue una buena experiencia, hubo buena asistencia, para mí ha sido muy entretenido sobre todo estar al aire libre. Me alegra que la universidad haga estas actividades y ayude a la gente, además tuvimos muchas cosas ricas para comer”.

Finalmente, Stephanie Ayala, quien acompañó a su hijo de 3 años al voluntariado, relató que “participamos dos días en las actividades y en la fiesta final. Mi hijo está feliz, lo disfrutó y se divirtió, especialmente el día de cine. Le agradezco a la universidad, ya que nosotros no tenemos muchas oportunidades de hacer estas cosas”.