Universidad Viña del Mar

Noticias y Actividades

UVM retorna de manera gradual y segura a la presencialidad

Un positivo balance han realizado estudiantes, docentes y autoridades universitarias, tras el inicio del segundo semestre. Salas híbridas y estrictos protocolos preventivos destacan entre las medidas aplicadas.

VIÑA DEL MAR | 3 de septiembre de 2021
UVM retorna de manera gradual y segura a la presencialidad

Hace más de tres semanas la Universidad de Viña del Mar dio inicio al segundo semestre lectivo con varios cambios en lo que ha sido el sistema de clases desde que se inició la pandemia (en marzo del año pasado), donde se debió adaptar al sistema virtual. Hoy, la UVM está desarrollando un retorno progresivo a la presencialidad, y para ello cuenta con las condiciones necesarias para que los alumnos (de jornada diurna) asistan a clases de manera segura y con todos los protocolos necesarios. Mientras que la jornada vespertina se mantiene en modalidad online, mientras permanezca el toque de queda.

La medida se ha adoptado tras instrucción del Ministerio de Educación (Mineduc) de que los estudiantes retornen a las clases presenciales, lo que sumado a que afortunadamente las cifras de contagios han declinado y a una mayor cobertura de vacunación en la población universitaria, hacen tener buenas expectativas para la presencialidad. Entre las medidas adoptadas por la UVM destacan el uso combinado de modalidades con salas híbridas y actualización del protocolo de acceso a los campus.

Cabe destacar que en el pasado mes de mayo la UVM obtuvo el Sello Covid-19, certificación que habilita y acredita a cada campus como un “centro de trabajo verificado”, precisando que cumplen los criterios establecidos por la autoridad sanitaria. Con esto, la UVM se convirtió en la primera institución de educación superior de la Región de Valparaíso en obtenerlo.

Ante ello, la directora de Operaciones Maritza Lazzari valoró la distinción indicando que “la obtención de este sello confirma nuestro foco de estar haciendo tangible la preocupación por el cuidado de nuestra comunidad que involucra tanto a los y las estudiantes como a nuestros y colaboradores”.

Lazzari añadió que la UVM se sometió al proceso de certificación, dado que desde que se inició la pandemia esta casa de estudios fue anticipando escenarios y habilitando sus campus para enfrentar la contingencia sanitaria que afecta a todo el país. “Fuimos de inmediato tomando cartas en el asunto, preparamos cada uno de nuestros recintos, analizamos las oficinas, los aforos por áreas, las medidas de seguridad, higiene y limpieza, a fin de transformar estos espacios en un ambiente seguro para que puedan estar nuestros estudiantes, colaboradores, proveedores externos, visitas, etc.”, puntualizó.

Aplicación SoyUVM

Uno de los requerimientos más importantes para entrar a las instalaciones UVM, es realizar una declaración de salud a través de la app SoyUVM (que se descarga de Play Store), tras completar los datos, se genera un código QR, el cual es solicitado por los guardias cada vez que se ingresa a la UVM. La importancia de este requerimiento es ayudar a mantener la trazabilidad de las personas que asistan a la institución, considerando la vuelta a la presencialidad de forma gradual y progresiva, de acuerdo a lo exigido por el Mineduc. Esta medida ha sido secundada y bien recibida por la comunidad UVM, que ve en esta instancia una forma más segura y controlada de acceso a la dependencias universitarias.

Salas híbridas

Durante este período académico se incorporaron las clases en modalidad híbrida (donde un grupo de alumnos está de manera presencial en el aula y otro recibe virtualmente la transmisión de la clase, este formato es para asignaturas teóricas, cuya naturaleza de los contenidos lo permitan, así se facilita que los estudiantes que lo deseen, puedan participar presencialmente de la docencia en las instalaciones de la universidad.

La directora general de Docencia, Mariela Henríquez comentó que “en UVM estamos incentivando el retorno progresivo a clases, cuidando ante todo, la seguridad de nuestra comunidad. Queremos ir retornando a las actividades pedagógicas normales, siempre conscientes de que hay aprendizajes que requieren de actividades prácticas esencialmente presenciales para lograrlos. En ese proceso, hemos ido priorizando la asistencia a este tipo de actividades académicas. Al mismo tiempo, estamos sumando la opción de clases en aulas híbridas otorgando la oportunidad de asistir presencialmente a nuestros estudiantes dentro del límite de aforo permitido”.

Estudiantes de Periodismo UVM asistieron a encuentro presencial

Una de las primeras actividades presenciales que se vivieron en la UVM, fue cuando casi una treinta estudiantes de primer año de la carrera de Periodismo asistieron voluntariamente al Campus Recreo, donde pudieron conocerse entre ellos y además recorrer las diversas instalaciones de esta sede de la UVM.

La actividad se realizó en dos turnos con el fin de cumplir estrictamente con las medidas sanitarias, que han llevado a que nuestra universidad sea la primera casa de estudios de la Región de Valparaíso en contar con el certificado del IST. De este modo, en todo momento se mantuvo la distancia física y las normas de autocuidado.

En ambos encuentros fueron recibidos por el jefe de carrera, Daniel Avendaño, y el docente Alejandro Saldivia, también coordinador del área audiovisual, con quienes pudieron recorrer el set de televisión, la radio y el laboratorio Mac, sala que ya cuenta con la implementación para clases híbridas.

“Era muy importante que se conocieran, que rompieran la rutina de las clases virtuales: creo que todos lo necesitábamos y ellos lo agradecieron mucho”, sintetizó Avendaño, quien acotó que a cada estudiante se le entregó un ejemplar del libro “Historia del 11 de septiembre de 1973”, que a la vez constituye un material de estudio para este semestre.

La mirada de los docentes

Karla Hernández, jefa de carrera de Terapia Ocupacional indicó que con la pandemia se tuvo que virtualizar todo lo relativo a las clases y también las prácticas, laboratorios y talleres, lo que significó ajustar las formas y las metodologías para que los estudiantes igual pudieran lograr los resultados de aprendizaje. “Este año nos dimos cuenta de que ya podíamos partir con algunas cosas presenciales, siguiendo los protocolos, tomando algunas medidas específicas en cuanto a aforo y logramos partir con las clases híbridas, quedaron súper buenas. A mí que me encanta escribir en la pizarra, puedo compartirla a los estudiantes y ellos ven lo que está pasando (los que están en la sala como los que están en la casa), ven con la misma calidad. La modalidad híbrida funciona muy bien con la implementación, que hizo la universidad”.

Hernández también contó cómo se decide quién asiste a clases presenciales “es voluntario, ellos se organizan. Tenemos 19 cupos, algunos van rotando, pero como tenemos hartos alumnos en regiones, ellos están en híbrido en sus casas. Además, partimos los laboratorios de órtesis con el aforo reducido, los estudiantes lograron trabajar muy bien (ya que es 100% procedimental). Ahora estamos en modalidad presencial con 4 grupos y uno online, así que para darle la oportunidad a los estudiantes que no están en la región, les mandamos los materiales a su casa y deben hacer órtesis siguiendo la clase”.

Finalmente, la docente relató que los estudiantes están muy contentos y entusiastas de volver a la presencialidad, “en todas las clases híbridas se nos han llenado los cupos. Tenemos clases híbridas en primero, tercero y cuarto y han funcionado súper bien. En el caso de segundo, vamos a incorporarlos también y los de quinto están en práctica”.

El jefe de carrera de Diseño mención Gráfica, Allan Garviso, también hizo su valoración de este nuevo escenario, expresando que “el contexto de la pandemia ha abierto nuevas formas y metodologías en las estrategias de los procesos de enseñanza-aprendizaje, lo que indudablemente modificará y consolidará cambios profundos en nuestra concepción de la práctica en el aula, con todo, estamos asistiendo a la construcción de un nuevo paradigma en la educación, donde los espacios “virtuales” junto con sus “virtudes” tendrán que convivir con los espacios físicos y su capacidad de hacer “comunidad”. Así, el tránsito permanente entre las salas virtual, física e híbrida están configurando un nuevo sistema de entornos donde se desarrolla la experiencia de los estudiantes y los docentes lo que, en mi opinión, mejorará la experiencia de aprender y enseñar para situarla en un contexto distinto. A esto asistimos hoy con la instalación de las salas híbridas, a la inauguración de una nueva forma de entender nuestros entornos formativos”.

Por su parte Renato Arellano, profesor de Educación Física de la carrera de Entrenador Deportivo manifestó que “estamos ya con el retorno a la presencialidad y sin duda es un momento muy interesante para poder estar con nuestros alumnos, conocernos, vivir este proceso universitario de manera distinta y qué mejor que hacerlo en la universidad, en nuestras instalaciones, que es lo más importante hoy en día para poder transformar los procesos educativos de esta transición del online a la presencialidad. Así que feliz con estar acá, los alumnos se han portado impecable, los protocolos se han mantenido de manera intachable, que creo que eso es importante, el poder volver a cuidarnos todos y que los alumnos estén sintiéndose cómodos en este retorno a las clases presenciales.

Finalmente, Arellano aseguró sentirse muy bien, sobre todo al momento de ingresar, “el saber que tenemos que llenar la ficha y tener códigos de ingreso, el darnos cuenta que nuestros alumnos también están comprometidos con la responsabilidad, creo que es tarea de todos, entonces para nosotros también es sentirnos cómodos como profesores, de que el proceso se va a cumplir para estas normas y protocolos para poder sacar adelante este semestre”.

La opinión de los estudiantes

Florencia Ruiz-Tagle (Diseño mención en Gráfica), comentó que “cuando partió la pandemia nos tocaba el viaje a Europa (que no pudieron realizar), los profesores igual supieron controlar bien lo que era el taller Europa, se intentó hacer ramos dentro tercer año. Al principio yo creo que nadie se pudo acostumbrar a las clases online, porque la carrera de Diseño es de tener clases presenciales y prácticas.  Ahora estamos semi-presenciales y con clases híbridas. Lo único que tenemos presencial, porque nosotros decidimos como taller, fue Título con el profesor Javier Adaros, pero igual dejemos la clase grabando por si alguien falta. Yo la verdad, igual, quería volver, porque siento que ya estoy al final de la carrera, haciendo los últimos semestres. La sede de Arquitectura y Diseño ha logrado trabajar muy bien el espacio con el área Covid”.

Sofía Godoy (Enfermería): “Ha sido un agrado, es primer año que me toca venir a lo que es laboratorio y ha sido súper emocionante, la participación también de los compañeros junto a los profesores, aprendemos harto y es una experiencia totalmente distinta a lo que es online. En relación a los buses de acercamiento, ellos mantienen los protocolos, te toman la temperatura, hay distanciamiento, por ende, se cumple todo al cien por ciento y no estamos expuestos a los peligros de la pandemia”.

Los alumnos de la carrera de Entrenador Deportivo (de diferentes cursos) al término de sus clases presenciales, también entregaron su apreciación tras volver al campus.

Constanza Plaza: “Las clases presenciales me parecieron muy buenas y me encantó, porque la verdad es que con lo online estaba aburrida de estar sentada en un computador. Al entrar al campus te piden el código QR, hay que sacarlo todos los días, es bueno porque no todos los días uno tiene la misma temperatura o los mismos contactos. Creo que se cumplieron todos los protocolos sanitarios para volver.

Francisca Ibacache: “Con respecto a la presencialidad es súper bueno, sobre todo conocer nuevos lugares del cerro en el crossfit. Me gustan más las clases presenciales que online, esta carrera es más presencial, se aprende más que estando online. Me sentí segura en todo momento, el profesor estuvo atento a todo lo nuestro en todo momento”.

Pamela Cerda: “Las clases presenciales están siendo muy motivadas, excelente el ambiente. Prefiero la presencialidad totalmente y se están cumpliendo todos los protocolos sanitarios. El profesor estaba atento a la distancia que debe haber entre nosotros y a los demás protocolos. Voy a seguir viniendo, estoy muy motivada”.

Ignacio González: “Mi vuelta a la presencialidad fue cómoda, se cumplieron todos los protocolos. Me sentí seguro en las clases y con todo, ya que el distanciamiento fue el requerido. Prefiero la presencialidad”.

Francisco Martínez: “Me sentí grato y en un buen ambiente, muy seguro en las clases. Creo que se cumplieron todos los protocolos de seguridad, desde el principio: la toma de temperatura, alcohol gel en distintos puntos de la universidad, todo perfecto. Con la mascarilla puesta siempre, por parte de los alumnos y los docentes”.

Matías Rojas: “Las clases presenciales me parecieron bastante buenas, se completaron todos los protocolos, las distancias necesarias y todo lo que pide la universidad. Para mí es mucho mejor presencial que online. Me sentí bastante seguro”.

Clases Prácticas

Paulina Tenore, jefe de Simulación Clínica, está a cargo de todas las instalaciones donde se realizan actividades prácticas en Rodelillo (Laboratorios de especialidades, Simulación Odontología y Centro de entrenamiento e Innovación en Salud ‘CEIS’).

Tenore relató que “el CEIS es una instalación nueva que comenzó a utilizada solo hace más de tres semanas, sin embargo, nosotros hemos estado funcionando en todo el resto de las instalaciones. Como formadores de estudiantes de las ocho carreras del área de Salud tenemos claridad del impacto y relevancia que tienen las actividades de índole práctica en el proceso formativo de nuestros estudiantes, es por esta razón que una vez que estuvieron las condiciones sanitarias para volver se implementó un plan de retorno a actividades presenciales. Este contempló aforos y rotativas de estudiantes reducidas, además de un estricto protocolo de funcionamiento al interior de cada espacio de aprendizaje”.

En relación a los cambios que se debieron hacer la jefa de Simulación Clínica indicó que “se realizó un protocolo para todas aquellas instalaciones de la escuela de Ciencias de la Salud con actividades prácticas como aforos , vías de circulación , tiempos de higienización y sanitización de los espacios, medidas básicas que deben cumplir los estudiantes y docentes mientras se encuentren realizando las distintas actividades, todo esto con el fin de resguardar el cuidado permanente y evitar al máximo los contagios. Este protocolo fue sociabilizado con estudiantes, docentes y colaboradores previo al retorno a las actividades presenciales, siendo reforzado y resguardando en el día a día”.

Tenore finalmente relató que “el retorno de los estudiantes de la Escuela de Ciencias de la Salud ha sido gradual lo que les ha permitido perder el temor a la presencialidad. La recepción a los protocolos y forma de trabajo ha sido muy positiva, lo que nos ha llevado incluso a tener que generar nuevos paralelos, para distintas asignaturas, para aquellos estudiantes que en un principio se mostraban reticentes a volver y luego de manera voluntaria solicitaron hacerlo”.