Universidad Viña del Mar

Noticias y Actividades

Imaginemos la minería en 20 años más

Por Guillermo Uribe, Jefe Carrera Ingeniería Civil en Minas UVM y MSc Economía de Minerales.

VIÑA DEL MAR | 19 de febrero de 2021
Imaginemos la minería en 20 años más

Descarbonización, automatización, digitalización, diversificación y los sistemas complejos reorganizaran los ejes conductores de la minería en un par de décadas Lo cual podría llevar a la minería a desplegarse de una forma bastante diferente de lo que ha sido y es hoy. Imaginemos un poco el futuro, los cambios y adaptaciones. Básicamente podrían estar en nuevos algoritmos de programación e inteligencia artificial para guiar la eficiencia en exploración y modelado de nuevos o antiguos yacimientos, pero referirse solo a ello no es suficiente, hay más.

A diferencia de las grandes minas a cielo abierto de hoy y debido a que los yacimientos disponibles para procesar son más profundos o más complejos y están más dispersos en el territorio, podríamos estar en una presencia y explotación de grandes coberturas territoriales (50, 100 hasta 200 kms. de radio) para una misma planta de beneficio o varias más pequeñas, por lo tanto, se incrementará la presión sobre disponer de un sistema de transporte y la incorporación de equipos automatizados a base de energías renovables, el despliegue de plantas metalúrgicas polimetálicas modulares a menor escala, así como las de establecer relaciones de confianza de largo plazo entre las mineras y las comunidades del territorio donde operan.

Las volatilidades del precio de los metales podrían reducirse debido al desarrollo de los algoritmos predictivos. Nuevas fuentes de financiamiento se requerirán, hemos visto el ascenso de compañías mineras estatales para asegurar unos insumos estratégicos o sistemas mixtos público/privados. Los emprendimientos de medianas o pequeñas plantas metalúrgicas polimetálicas y más flexibles podrían abastecer de minerales estratégicos y de alto valor.

La automatización y mecatrónica serán pilares de la minería. El incremento en opciones de extracción subterráneas podría incrementarse debido a la protección superficial de los servicios ecosistémicos. La impresión 3d de piezas o partes de los equipos podría presionar aún más el transito del tradicional modelo de importación/exportación a uno basado en información y conocimiento.

Por otra parte, la operación remota de equipos semi autónomo podría trasladar la minería al hogar en el caso de operadores y supervisores. Los ingenieros deberán enfrentar problemas complejos. Gestionar una fuerza laboral en forma remota demandará nuevas habilidades y despliegue de recursos. Los equipos dispersos requerirán una gran adaptación para trabajar en procesos modulares y flexibles.

El chancado y la molienda de los minerales podría dispersarse.  Las mezclas de minerales serán cada vez más necesarias para incrementar la recuperación metalúrgica y conllevará el desarrollo de modelos de mezclas. A su vez, esto podría significar una reducción de los tradicionales equipos de transporte de gran capacidad (300 ton) a otros equipos eléctricos más pequeños, pero más flexibles en este fin. A su vez la mantención electromecánica y actualización de softwares de estos equipos demandará más especialistas en programación, automatización y mantenimiento. El uso de trenes automatizados para trasladar minerales a grandes centros de procesamiento podría incrementarse. A su vez, el transporte marítimo intercontinental de grandes volúmenes de minerales y concentrados podría reemplazarse por el transporte de elementos más refinados y en menor cantidad. Esto podría incrementar la necesidad de refinerías y fundiciones en las economías de minerales.

La minería del futuro es menos intensiva en agua, debido a la recirculación del vital elemento, favoreciendo la licencia social para operar. Reducir las emisiones de carbonos será un imperativo. La licencia social territorial será el factor más importante, en el entendido que la distribución de la renta económica y su generación de un modo sostenible demandará más equidad en los países y territorios donde opera la minería.

Cuando las minas cierran, la rehabilitación estratégica o reconversión podría llevar a transformar grandes operaciones subterráneas en centros de agroecología y autonomía alimentaria, incluso refugios, por ejemplo. Los descartes de materiales y rocas debiesen volver a las aberturas de la tierra que generó la operación minera o transformarse en materiales de construcción.

Todo lo anterior, requiere transformar los modelos de negocios y de operación. Un enfoque holístico de los líderes en minería y capacidades de establecer relaciones de largo plazo con las comunidades será un requisito.