Universidad Viña del Mar

Noticias y Actividades

Emotiva charla motivacional de deportista chileno

Instancia fue realizada en el Campus Rodelillo de UVM en el marco de la Campaña Teletón 2017.

VIÑA DEL MAR | 8 de noviembre de 2017
Emotiva charla motivacional de deportista chileno

“Yo deseé morir siendo un niño”. Con esas fuertes palabras Adolfo Almarza, destacado deportista de categoría Pro de la modalidad Downhill de nuestro país, comenzó su charla motivacional a los estudiantes de la Universidad Viña del Mar, todo esto en el marco de Campaña Teletón 2017.

Adolfo, con sólo 12 años de edad, sufrió un terrible accidente automovilístico, en donde además de perder a tres amigos -todos ellos deportistas- perdió sus dos pierdas. Su proceso de rehabilitación fue intenso, con gran apoyo del equipo de Teletón, extraviaba a veces la esperanza.

“Cuando recién tuve el accidente, mucha gente venía y me decía que quería que fuese el mismo de antes… yo los miraba y les respondía ‘¡cómo es posible que me digan eso si no saben lo que siento!’ Un día recibí una visita especial, un hombre sonriente… recuerdo perfectamente ese momento. Me miró y me dijo: ‘Adolfo, yo quiero que seas el mismo de antes e incluso quiero que seas mejor…’ Al ver mi reacción, él continuó: ‘Al igual que tú, yo perdí mis dos piernas a los doce años y hoy en día estoy haciendo una vida completamente normal’”.

Luego de eso, Adolfo vio la vida desde otro prisma, comenzó un incansable búsqueda de algún deporte que pudiera realizar. “Pasé por todos los deportes, inicié una rehabilitación intensa… más de 7 horas diarias. A los cuatro meses del accidente ya estaba caminando nuevamente con mis prótesis”, comentó el joven deportista de 29 años.

Sus inicios en el ciclismo

Luego de la práctica de diversos deportes -no todos los cuales podía realizar con facilidad- Adolfo se subió a una bicicleta. Ése fue el instante cuando su vida cambió.

“Pasaba horas arriba de la bicicleta, me subía triste y ahí olvidaba todo. Después comencé practicar con mis amigos… ellos subían cerros, aunque yo no podía subir, porque era muy complicado. Un día uno de ellos me tomo en brazos y otro llevaba mi bici. Subimos así hasta la cima… fue ahí donde hice mi primer descenso… me caí muchísimas veces pero fue una experiencia que marcó mi vida y que hasta el día de hoy me apasiona”, comentó el deportista nacional, quien ha representado a nuestro país en los más reconocidos campeonatos de Downhill del mundo.