Noticias y Actividades

Docente UVM participa en estudio para proteger el Parque Natural Gómez Carreño

Universidad Viña del Mar
27 de marzo de 2017

Estudio realiza diagnóstico para proponer manejo adecuado del lugar


Desapercibido pasa el Parque Natural de Gómez Carreño. De hecho, ¿hay un parque?, sería la pregunta que normalmente podría surgir. La respuesta es sí, y no cualquiera, sino un lugar que presenta un alto endemismo de especies, por lo que podría convertirse en un lugar de interés para la población viñamarina.

Así lo plantean Paco González, docente de la Carrera de Agronomía de la Universidad Viña del Mar, y Eduardo Poblete, ingeniero agrónomo especialista en restauración ambiental, que juntos decidieron realizar un estudio en profundidad de este parque natural, “que lamentablemente durante años ha estado sujeto a presiones del hombre que han limitado su integridad ecológica”, recalcan los profesionales.

Diagnóstico

Para nadie es un misterio que si bien las áreas verdes son necesarias para la oxigenación del aire, cada vez son más escasas, principalmente por el desarrollo inmobiliario.  De allí que se decidiera impulsar un “diagnóstico ambiental del parque que contribuya en la toma de decisiones de los posibles manejos que se puedan realizar en el lugar, tales como una restauración ecológica”, señala Paco González.

Es así como –explica el docente- “este estudio abordó las variables de paisaje, geomorfológicas, biológicas y elementos ecosistémicos, lo que nos permitió realizar un diagnóstico del estado en que se encuentran los distintos ecosistemas presentes en el lugar. Para ello se analizaron la vegetación presente, los niveles de erosión, las invasiones biológicas, condición y tendencia, entre otras”, indica.

Y el diagnóstico no fue nada favorable: los ecosistemas presentes muestran una fragmentación ecológica, debido a la existencia de un perímetro por el noroeste del Sector Los Almendros, Sur-Suroeste por Gómez Carreño y Norte-Este por el camino internacional.  Es así como un 18,6% del terreno posee un alto o muy alto nivel de degradación; el 34,9% posee una degradación media; mientras que el 56,4% del parque se encuentra con un estado de degradación relativamente bajo. Eso significa, que al menos en los dos primeros casos, es necesario un plan de medidas concretas para acelerar su recuperación y otras del tipo correctivas intensivas, explica Paco González.

En este sentido, las zonas con mayor nivel de degradación se concentran especialmente en las quebradas y lomajes del lado norte del parque, “ya que las influencias ejercidas por las actividades productivas externas –ganadería y plantaciones forestales- presionan particularmente estas áreas de forma más intensa, ya sea por invasión biológica y daños mecánicos sobre sus coberturas vegetales, desencadenando equilibrios ecológicos complejos”.

Protección ambiental

Ante estos resultados, para Paco González, es fundamental que el espacio sea considerado bajo alguna categoría de protección oficial por parte de las instituciones ambientales competentes, “para una vez asegurada su protección legal, movilizar los esfuerzos y recursos necesarios para la zonificación efectiva de espacios, según sus aptitudes y limitantes”, recalca. “De esta manera, iniciaremos el camino hacia un proceso de restauración del ecosistema, basado en prácticas concretas que recuperen aspectos ecológicos, sociales y culturales del lugar”, puntualiza.

Por este motivo, este informe fue entregado al Comité Ecológico Parque Natural Gómez Carreño, que busca precisamente proteger del desarrollo inmobiliario este pulmón verde inserto en la ciudad de Viña de Mar.

Agua Santa 7055, sector Rodelillo, Viña del Mar. Políticas de Privacidad