Noticias y Actividades

UVM comienza diplomado para formar terapeutas en hipoterapia

Universidad Viña del Mar
18 de agosto de 2016
hipoterapia_2

Antonia A., tiene 10 años y nació con parálisis cerebral. Con más de un año asistiendo a sesiones de hipoterapia, ha mostrado importantes resultados. “Con la Antonia pudimos ver una disminución importante de la sialorrea o producción excesiva del saliva. El trabajo principal que se hace con ella en el caballo es ayudarla a mejorar la postura para que se siente de manera que puede tragar bien la saliva”, cuenta Vicky Araya, Fonoaudióloga del equipo terapéutico del Centro de Equitación Santa Teresa, ubicado en Quillota.

Justamente con el objetivo de potenciar las ventajas que posee la terapia con caballos en las personas con discapacidad es que la Universidad Viña del Mar, con la colaboración del Centro Santa Teresa, y la Asociación de Padres y Amigos de Niños Autistas (ASPAUT), se encuentra desarrollando el Primer Diplomado en Hipoterapia Aplicada como Procedimiento Interdisciplinario de Rehabilitación. Programa de estudios con una mirada interdisciplinaria, que pretende entregar las herramientas tanto a nivel teórico como práctico a profesionales interesados en el manejo de la rehabilitación sobre el caballo, con el objetivo de que puedan aplicar técnicas que apoyen el desarrollo motriz, neuromotor y sensorial de las personas, permitiéndoles la integración a su entorno habitual.

Diplomado único en su tipo, por lo que está siendo patrocinado por el Servicio Nacional de la Discapacidad (SENADIS). “En Chile no existen muchos cursos de perfeccionamiento en terapias alternativas –de hecho, la mayoría de ellos debe capacitarse en el extranjero”, explica Boris Rubiños, Director Regional (S) del SENADIS.

Los beneficios de esta terapia radican en que el movimiento del caballo, la temperatura y el contacto directo, genera un impacto social, emocional y motor en niños y adultos en situación de discapacidad.  “El encontrarse en una situación de constante movimiento y desplazamiento, aumenta la capacidad de percepción de los estímulos por parte de los niños, lo que es fundamental para el aumento de la autoestima y de la seguridad en uno mismo”, explica Debiee Cavieres, Terapeuta Ocupacional y Directora del Diplomado.

De modalidad presencial, esta especialización desarrollará sus clases teóricas en la Escuela de Ciencias de la Salud, mientras que las prácticas se harán en el Centro de Equitación Terapéutico Integral Santa Teresa de Quillota, que cuenta con tres caballos y todo el equipamiento necesario para impartir esta especialidad.

Del suelo al caballo

La hipoterapia -o más conocida como la rehabilitación con caballos-, no es nueva dentro del campo terapéutico. En Alemania, durante la década de los 60, ya se empleaba este tipo de tratamiento reconociendo sus enormes beneficios para el  trabajo kinésico, ortopédico y neurológico de los pacientes.

En la actualidad, el trabajo con caballos ha comprobado su utilidad para el mejoramiento de aspectos psicológicos y conductuales, tales como la memoria o la atención. “Si bien este tipo de terapia sirve para diversas enfermedades psicológicas y físicas, el tratamiento que se brinda depende en su totalidad del paciente y de su velocidad de respuesta ante el proceso con los diversos profesionales. Por lo tanto, se empieza de a poco para que el niño le pierda el miedo al caballo y luego poder subirlo para hacer los ejercicios”, explica Claudia Moraga, Kinesióloga del Centro de Equitación Terapéutico Integral Santa Teresa de Quillota.

“Para esta terapia es necesario que el animal sea lo más manso posible, puesto que los niños a veces pueden actuar de manera impulsiva e improvisada, por lo cual el caballo tiene que ser paciente y tolerante ante esas situaciones”, agrega Maccarena Marcotti, Médico Veterinario y Presidenta y representante legal del Centro de Equitación Terapéutico Integral Santa Teresa, Quillota.

Terapia que sin duda, aporta importantes beneficios. “Como madre estoy súper contenta con el trabajo que se ha hecho con Antonia, porque si bien queda un camino largo que recorrer, para ella estos cambios significan la diferencia en su día a día”, puntualiza Valeria Arazo, mamá de Antonia.

Agua Santa 7055, sector Rodelillo, Viña del Mar. Políticas de Privacidad