Noticias y Actividades

Trabajo infantil en Chile

Universidad Viña del Mar
13 de Junio de 2017

Docente Carrera de Psicología en el marco del Día Mundial del Trabajo Infantil.


Aún a pesar de los esfuerzos realizados por nuestro país para actuar en concordancia con la Convención sobre los Derechos del Niño, que Chile suscribió en 1990, como sociedad estamos en deuda con nuestros niños, niñas y adolescentes, entre otros, con lo que respecta al Trabajo Infantil.

Chile reconoce el derecho de los niños, niñas y adolescentes “a estar protegido contra la explotación económica y contra el desempeño de cualquier trabajo que pueda ser peligroso o entorpecer su educación, o que sea nocivo para su salud o para su desarrollo”; no obstante, de acuerdo a la información recogida en la Encuesta Nacional sobre Actividades de niños, niñas y adolescentes (EANNA) 2012, que realiza el Ministerio de Desarrollo Social, son  219.624 los niños, niñas y adolescentes, de entre 5 y 17 años de edad, que realizan algún tipo de trabajo en Chile, de los cuales 94.000 son menores de 15 años. Prácticamente un nulo avance en los últimos 15 años, puesto que en 2003 las cifras ascendían a 240 mil niños, niñas y adolescentes, según la Primera Encuesta Nacional de Trabajo Infantil y Adolescente, realizada por la Oficina Internacional del Trabajo (OIT) y el Ministerio del Trabajo y Previsión Social.

Parece ser que las condiciones de desigualdad económica de nuestra sociedad, la aún escasa sensibilización respecto a la necesidades de los niños, niñas y adolescentes –desde el punto de vista evolutivo- y por ende, la constante vulneración de los derechos de éstos, son algunos de los factores que pueden incidir en que se mantengan las altas cifras de trabajo infantil en Chile.

Al respecto, no podemos olvidar, que cada niño, niña o adolescente que trabaja, sea cual sea su motivación o la de su familia, es una persona que pone en riesgo su proceso natural de crecimiento y su desarrollo físico, cognitivo, emocional y social. Son numerosas las referencias que abordan las implicancias que tiene el trabajo infantil en éstos. La Unicef (2008) plantea que el trabajo afecta el natural rendimiento del estudiante, quien no siempre puede cumplir con su rutina escolar; los puede exponer a actividades de exigencia mayor a la de sus capacidades,  que pueden afectar su salud; al insertarlos en un mundo de adultos puede exponerlos a situaciones que vulneran sus derechos, tales como explotación, maltrato físico y abuso sexual (que tienden a ser habituales en el mundo del trabajador infantil), entre otros.

Sin duda, hay mucha tarea por realizar. No se trata sólo de que las leyes se cumplan, sino que exista de parte del mundo adulto la sensibilidad y el reconocimiento de los niños, niñas y adolescentes, como sujetos de derecho. En ese sentido, como sociedad debemos entender que no basta con que éstos no trabajen: es necesario que cuenten con las condiciones y posibilidades para ocupar su tiempo, en actividades nutritivas, desde el punto de vista del desarrollo de habilidades, esparcimiento y entretención, así como, de riqueza relacional, estimulación, contención y afecto.

Psicóloga Carol Moraga.

Agua Santa 7055, sector Rodelillo, Viña del Mar. Políticas de Privacidad