Noticias y Actividades

Periodismo UVM asiste a congreso en Buenos Aires

Universidad Viña del Mar
30 de enero de 2016

El Foro de Periodismo Argentino (FOPEA) cumplió su décimo año y lo celebró como mejor sabe: con un congreso con más de 300 participantes –entre ellos una delegación estudiantil de la UVM- y un listado de expositores de gran nivel, realizado en la Universidad Palermo, en Buenos Aires.

En la cita se refrendó el ejercicio periodístico conforme a la ética y la libertad de expresión, conceptos que fueron destacados por diversos expositores locale, debido al momento socio político que se vive en Argentina.

La charla inaugural estuvo a cargo del periodista colombiano Carlos Eduardo Huertas, especializado en el área de investigación y quien en la actualidad se desempeña como director de Connectas, una plataforma sin fines de lucro que ayuda a los periodistas de investigación. Sus reportajes en profundidad sobre temas tan delicados como la corrupción, los derechos humanos y medio ambiente, lo han llevado a obtener variados reconocimientos, destacando el premio Rey de España en el 2008 y, en conjunto con su equipo de trabajo, el premio Ipsys – Tilac a la mejor investigación periodística en América Latina.

Huertas habló de “El nuevo milenio” como una forma de hacer periodismo, señalando que existe una mayor libertad para crear nuevos medios, gracias a la autogestión que entrega internet y la capacidad de crear blogs, sitios en que la información no solo es entregada por el periodista, sino por la misma audiencia. Este cambio significa un impacto sobre todo en los periodistas que llevan largos años en la profesión, pues la amplitud tecnológica les parece riesgosa y un verdadero desafío de aprender. Al respecto, el colombiano  explicó que hay dos posturas: los profetas del mal que dicen “apaguemos todo y vámonos”, y por otro lado los optimistas dispuestos a sacar el mayor provecho de estos nuevos formatos.

Bajo este contexto existirían dos tipos de periodistas: los que quieren aprender, se adaptan y buscan las nuevas puertas que abre la teconología, o el que va a renegar de esto y no avanza al ritmo que cambia la profesión. Los estancados serían los “Periodistas Kodak”, en alusión a la firma estadounidense que quebró tras la revolución digital.

Otro expositor destacado fue Gastón Wright de Change.org, una plataforma que alberga las peticiones de personas como medio para ejercer presión a quienes pueden generar alguna ayuda o solución. Este website es una excelente herramienta para buscar historias, pues son los mismos afectados los que solicitan la ayuda y no hay discriminación de temas importantes, y a la vez descentraliza la información, pues aceptan requerimientos de personas de cualquier país en los que está disponible la plataforma.

Como mencioné la ética, la libertad de expresión y mejoras en el acceso a la información son temas que estuvieron presentes durante todo el congreso. Y es inevitable hacer comparaciones en cuanto a la práctica del periodismo en distintos países. Como estudiante chilena fue una experiencia enriquecedora: generalmente me pasa que cada vez que salgo de mi país, lo valoro un poco más. Chile tiene muchas cosas con las que no estoy de acuerdo, especialmente por el sistema neoliberal que nos rige. Pero también tiene cosas buenas: es un país más seguro que muchos otros estados latinoamericanos, donde la inseguridad afecta directamente a los periodistas.

Otra conferencista destacada fue la brasileña Alana Rizzo, periodista de la revista Época, quién además ganó el premio Esso y obtuvo una mención honorífica del premio IPYS/Transparencia Internacional en el 2009.

En el panel titulado El estado y los desafíos del periodismo de investigación en Latinoamérica, Rizzo manifestó abiertamente el nivel de corrupción y abuso de poder que se vive en el país carioca, lo que ha provocado la muerte de 14 periodistas en los dos últimos años, además de unas 170 violaciones de derechos humanos y 70 agresiones físicas.

Cada día se lucha por un mejor periodismo, sobre todo por transparentar la información pública, que es una cuestión que se pide a gritos en los países mencionados. No así como ocurre en Chile, donde desde el 2009 contamos con la Ley de Transparencia que ha ayudado mucho a la labor periodística y a la ciudadanía en general. En este sentido FOPEA es una instancia de reflexión que debería existir no solo como organización, sino en la conciencia de todos los que eligieron seguir el camino de las comunicaciones, porque Chile podrá tener avances para acceder a la información, pero siento que en Argentina hay muchas más agallas para realizar un profundo periodismo de investigación.

Texto y fotografías: Nicole Day, estudiante de Periodismo UVM, quien formóparte de la delegación académica que asistióa Fopea 2015.

Agua Santa 7055, sector Rodelillo, Viña del Mar. Políticas de Privacidad