Noticias y Actividades

Nutricionista UVM derriba mitos sobre las necesidades calóricas del invierno

Universidad Viña del Mar
19 de Junio de 2017

Llega en frío y necesitamos comer más. Eso es lo que todos piensan y es la excusa perfecta para justificar el engordar en esta época del año.


Es una realidad que con las bajas temperaturas la gente tiende a consumir más alimentos, básicamente porque cree que necesita ingerir más cantidad de calorías para capear el frío o la lluvia.

Lo que no saben es que lo que realmente necesitan –explica Claudio Núñez, Jefe de la Carrera de Nutrición de la Universidad Viña del Mar- “es el efecto termogénico de los alimentos, que es el concepto que se utiliza para explicar la sensación de calor que te genera un alimento”.

Y la pregunta es obvia…. ¿existen alimentos bajos en calorías que den este efecto?

“Por supuesto –indica el nutricionista-, existen alimentos que sin aportar gran cantidad de calorías nos entregan un mayor confort desde el punto de vista de la cantidad de calor que pueden otorgar.  En invierno, las personas generalmente dejan de consumir frutas y verduras, porque ‘les da frío’, pero estos mismos alimentos consumidos calientes son altamente termogénicos y aportan pocas calorías: sopas de verduras, verduras salteadas, guisos, tortillas, entre otros, son excelentes en esta época, considerando también que por ejemplo, la cebolla y el ajo, ayudan a expectorar las mucosidades y son broncodilatadores”.

“Además, las verduras y frutas son altamente necesarias en invierno –dice el especialista- ya que las personas al tener menor exposición al sol absorben menos cantidad de vitamina D, por lo que el consumo de verduras cocidas y calientes son una excelente alternativa para mantener el consumo de vitaminas y minerales necesarios para nuestra nutrición”.

“De hecho”, explica el Jefe de Carrera de Nutrición de la UVM, “en invierno necesitamos consumir la misma cantidad de calorías que en verano, porque nuestro metabolismo es el mismo durante todo el año. Incluso, si contemplamos que en la realidad chilena la mayoría baja la intensidad de su actividad física o simplemente la anula en la época fría, debiese incluso disminuir un poco el consumo de calorías para no engordar”.

Diga NO a los carritos de sopaipillas u otros

Para Claudio Núñez, el mensaje es claro. “Todas esas masas fritas que venden en carritos, atentan en invierno y en cualquier época del año, contra un correcto estado nutricional de la persona”. El problema está no sólo en las altas calorías que contienen, sino que sus nutrientes no son de muy buena calidad, es decir, engordan y no son sanos. “Por eso, no se engañe, con el mito: estar flaco, estar sano. Dos personas podrían consumir la misma cantidad de calorías en un día, una comiendo de manera sana y otra en base a sopaipillas, ambos podrían pesar lo mismo, pero el que come sopaipillas seguramente no está sano (colesterol y triglicéridos altos)”, especificó el docente, agregando que “estamos hablando de consumo de grasas que cuestan mucho absorberlas, grasas que en algunos casos tienen efectos cancerígenos en un el largo tiempo de exposición y que en definitiva terminan mal nutriendo a una persona”.

Por eso, las recomendaciones para sobrellevar el invierno y no engordar en el intento son claras: mantener los horarios de comida bien definidos, comer cada 3 o 4 horas (con pequeñas colaciones a media mañana y media tarde); contemplar un almuerzo con verduras, fruta, proteínas y los cereales (masas, papas, choclos, arvejas, habas) consumirlos en menor cantidad, evitándolos en la noche y tomar mucho líquido, que en invierno pueden ser deliciosas infusiones.

Agua Santa 7055, sector Rodelillo, Viña del Mar. Políticas de Privacidad