Noticias y Actividades

Docente Magister de Gestión Ambiental: “No hay generosidad para salvar el planeta”

Universidad Viña del Mar
21 de diciembre de 2016

Lorena Muñoz, docente del módulo de Fundamentos de la Sustentabilidad se refiere a las problemáticas medios ambientales del mundo actual y los desafíos en este ámbito.


profesional

La destrucción de la capa de ozono, el calentamiento global, la contaminación, ya no es sólo preocupación de quienes abiertamente se declaran medioambientalistas: es un fenómeno de inquietud mundial, que ha implicado nuevos desafíos en relación a la implementación de nuevas leyes y normativas más estrictas, con el fin –en definitiva- que no sea el propio ser humano el que destruya ese mundo.

Lorena Muñoz, docente del módulo de Fundamentos de la Sustentabilidad   del Magister en Gestión Ambiental, no duda en recalcar que estamos frente a una gran problemática, de preocupación no sólo de los estados, sino también del mundo privado y de la población en general.

En este marco, ¿cómo visualiza el panorama general en torno al cuidado del medio ambiente a nivel mundial?

“Creo que una buena manera de visualizarlo son las cifras de uso de Recursos Naturales que anualmente entrega el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF). Desde 1961 la humanidad está desbalanceada y termina de utilizar los recursos disponibles para cada año, antes de lo presupuestado. Esto se traduce muy simplemente en que ‘nos acabamos’ antes las reservas disponibles para que la humanidad opere. Las consecuencias de esto se traducen fundamentalmente en ecosistemas que son llevados al límite en términos de contaminación  y  especies que se extinguen año a año”, indica Muñoz, Licenciada en Bioquímica y Master en Dirección Financiera.

Parece increíble que aun sabiendo de todas las problemáticas medio ambientales por las que atraviesa la Tierra, todavía ocurra esto….

“Hablamos  del cuidado ambiental y todos creíamos que el desarrollo sostenible sería la solución a los problemas ambientales que nos aquejan. Sin embargo,  no sabemos bien cómo es que se puede implementar este ‘desarrollo sostenible’”.

“El tema”, agrega la profesional, “es que cuidar el medio ambiente es caro. De alguna manera pensamos que las futuras generaciones tendrán más recursos o tecnologías para poder solucionar el problema. Pero todo nos habla de que el tiempo se nos acaba y nuestro planeta necesita en lo inmediato de acciones claras, congruentes y consistentes”.

El panorama entonces no es nada de alentador…

“Así es. Aún si lográramos detener el daño que causamos día a día, el planeta tomará cientos de años en recuperarse. Esto incidirá en diversas áreas. Se prevé que la  generación de los millennials (nacidos entre 1981 y 1995, jóvenes entre 20 y 35 años que se hicieron adultos con el cambio de milenio) verán efectos en su salud, verán reducidas sus posibilidades laborales y no podrán  alcanzar ciertos niveles de bienestar, todo ello debido a las consecuencias del cambio climático que ya están observándose”.

Y lo crítico es que hay contradicciones en cuanto a ponernos de acuerdos para hacer una política mundial de cuidado del medio ambiente… Por ejemplo, Chile, si bien es un país pequeño, ha implementado políticas y acciones al respecto; por otro, el triunfo de Trump, deja muchas incertidumbres en este aspecto…

 Sin duda en Chile nuevas instituciones han contribuido significativamente a este cambio; el Ministerio del Medio Ambiente, los nuevos Tribunales Ambientales y el Servicio de Áreas Protegidas y Biodiversidad”, indica la bioquímica que en los últimos 10 años ha trabajado fundamentalmente en las áreas de Cambio Climático, Economía Verde y Finanzas Ambientales.

“Ahora bien, en relación a las expresiones del ahora presidente de Estados Unidos, acerca de que ‘el cambio climático es un invento de China’, esto en el marco del acuerdo en París, hay que mirar el comentario con paños fríos”.

Cabe indicar que el acuerdo de París establece que se necesita esperar 3 años para salirse una vez ratificado. Estados Unidos ratificó en abril de 2016 en la ceremonia de Naciones Unidas de Nueva York y podría salirse entonces en noviembre de 2019.

“Lo que sí podría ocurrir es que efectivamente, durante su mandato, el Señor Trump, pudiera evitar implementar acciones concretas. Esto traería en el mediano plazo consecuencias internas y externas”.

 ¿Y cuáles serían esas consecuencias?

“Las consecuencias externas serían que tal vez en temperatura superficial global no se lograría evitar sobrepasar 1,5°C de calentamiento. Si el resto de los países sí realiza dichas acciones, podríamos mantenernos en los 2°C de sobre calentamiento global. Ello incide en vidas humanas que se perderían, en consecuencias económicas por pérdidas de zonas agrícolas, inundaciones, etc. Por otro lado, la Unión Europea, ha anunciado que podría colocar barreras comerciales a los productos provenientes de los Estados Unidos, por dumping”.

“Las consecuencias internas” – explica Lorena Muñoz, clasificada como experto senior por la Convención Marco de Cambio Climático de las Naciones Unidas para las áreas de Energía (térmica y eléctrica) y Manejo de Residuos –  “abarcan el hecho de que al diferir las acciones, el costo futuro se incrementaría. Sin embargo, al menos, si se da el caso, algunos Estados más progresistas en términos ambientales, como California y otros, han anunciado que solicitarían su admisión como independientes al acuerdo de París. Si bien eso es positivo medioambientalmente,  traería evidentes consecuencias en la política interna del país.”

Concientización a temprana edad

Para Lorena Muñoz, los desafíos que enfrenta la humanidad en el siglo 21 son ambientales, demográficos y económicos, y como tales  no reconocen fronteras. De esta manera todos estamos involucrados y todos podemos y debemos aportar a la solución.

“Nuestro país tiene una de las más altas huellas de carbono per cápita 4,7tCO2. De eso,  aproximadamente el 30% es por comportamiento de los hogares  en términos de uso de energía, manejo de residuos y uso de agua. Si cambiamos nuestros hábitos personales, la incidencia que podemos tener es alta en este sentido. Se requiere entonces que todos cambiemos nuestra manera de hacer las cosas: necesitamos transformarnos en  ciudadanos globales que puedan verse a sí mismos como habitantes de un planeta y no sólo de un país. Como padres tenemos el desafío de criar hombres y mujeres para un mundo que no será el que recibimos. Formar estos ciudadanos requiere de cambios en nuestros programas educacionales, incluso en nuestras carreras universitarias, y en nuestra política pública”, recalcó la profesional.

¿Y cómo incentivamos el sentido de responsabilidad en las próximas generaciones?

“En la actualidad, carecemos del sentido de responsabilidad transgeneracional. Escasamente nos preocupan los seres humanos de nuestra propia generación, o  nuestro país o nuestro barrio”.

“La impresión que me ha quedado de estos últimos casi 10 años de desarrollar proyectos internacionales y apoyar la implementación de políticas bajas en carbono en Latino América y Estados Unidos, es que tal como dice Mathieu Ricard –monje budista- sólo se requiere mayor generosidad”.

“Lamentablemente, eso no se ve muy frecuentemente. Se requiere una generosidad que implique aceptar el dejar de ganar hoy, con el fin de darle la oportunidad a alguien que no ha nacido, que no conocemos y que ni siquiera es nuestro pariente, de que pueda tener una chance en este planeta”, sentenció Lorena Muñoz.

Y a esto se suma profesionales competentes en el área y actualizados en materia de normativas y leyes…

“Así es, en Chile y en el mundo, se requiere de profesionales con nuevas competencias y habilidades, que realicen una fiscalización eficaz. Asimismo, las empresas requieren de profesionales capaces de anticiparse a los desafíos medioambientales que demanda el desarrollo, el cual requiere incorporar en el diseño de los proyectos y procesos, las medidas necesarias para el cumplimiento de normativas y el respeto al medio ambiente. De allí, este Magister de Gestión Ambiental, dirigido a profesionales licenciados o con título profesional en las áreas de Ingeniería, Geología, Oceanografía, Geografía Física, Química, Biología, Economía, Ciencias de la Ingeniería, Arquitectura, Periodismo y Derecho o equivalente en el área”.

Agua Santa 7055, sector Rodelillo, Viña del Mar. Políticas de Privacidad