Noticias y Actividades

De la UVM a Sudáfrica

Universidad Viña del Mar
27 de Marzo de 2017

La gratificante experiencia de estudiante de Veterinaria


Daniela Burgos Illanes siempre tuvo claro a qué quería dedicarse el resto de su vida. Desde pequeña sintió una fuerte atracción por el mundo animal, razón por la cual decidió estudiar Medicina Veterinaria en la UVM y, a sus escasos 20 años –y cursando sólo el segundo año de carrera-, vivir una experiencia que pocos estudiantes pueden contar.

Daniela dejó de lado un verano de playas y descanso y a cambio de ello pasó cinco semanas en el Centre for Animal Rehabilitation and Education (CARE) en Sudáfrica, centro orientado a la preservación y cuidado de crías de monos babuinos. “Hace como dos años estábamos viendo un programa en el Animal Planet sobre los babuinos huérfanos y ahí apareció el refugio, lo buscamos en internet y me interesó muchísimo”, recuerda la estudiante.

A partir de ese momento tuvo un objetivo claro: juntar dinero para viajar. Consiguió trabajo en una conocida cadena de comida rápida. Esto, sumado al apoyo de su familia le permitieron viajar y cumplir su sueño.

Labor de madre

 Preparar baldes de comida para los babuinos grandes y mamaderas para los bebés, limpiar las jaulas y la cocina donde se preparaban los alimentos, recolectar pasto y frutos para los babuinos, fueron las principales labores durante esas semanas. “Además organizábamos unas especies de ‘juegos’ para ellos, para que se entretuvieran y desarrollaran su inteligencia. En las tardes íbamos al río que quedaba cerca para jugar con otros animales y ver si teníamos la oportunidad de ver elefantes”, relata Daniela.

Para la joven, oriunda de Viña del Mar, ésta fue una experiencia que difícilmente olvidará, la cual la llenó de alegría y nuevos conocimientos. “Fue extraordinario en todo sentido, desde muy pequeña había sido mi sueño viajar a África, un sueño que compartía con mi abuelo, que fue quien me inculcó el amor hacia los animales. Estar ahí y tener un contacto directo con primates fue increíble, no sólo porque son los animales que más me gustan, sino porque pude conocer personas de todas las edades y de muchos países distintos… todos trabajaban muy duro para hacer del refugio un lugar maravilloso”, agrega la futura veterinaria.

La mejor opción

Cuando salió del colegio, Daniela, ya con su carrera clara, sabía que la Universidad Viña del Mar (UVM) sería su universidad. La dedicación y preocupación que nuestra institución tiene hacia la medicina veterinaria fue un factor primordial a la hora de tomar su decisión, por lo cual ella no dudó en elegir nuestra casa de estudios para formarse como profesional.

“Yo encuentro que la infraestructura destinada para la carrera no la tienen otras universidades. Además, hay profesores muy buenos, que siempre se toman el tiempo de ayudarte y además te incentivan a hacer cosas fuera de la hora de clases para que mejores”, puntualiza Daniela.

Agua Santa 7055, sector Rodelillo, Viña del Mar. Políticas de Privacidad