Noticias y Actividades

Con la ponencia de experta electoral la Escuela de Ciencias Jurídicas y Sociales inaugura su año académico

Universidad Viña del Mar
9 de mayo de 2017

"Desafíos para la democracia en Chile: participación electoral como expresión del desencanto", fue el título de la exposición de la Cientista Política Marcela Ríos.


Existe un alto apoyo a la democracia como régimen de gobierno, pero la evaluación de su funcionamiento es cada vez peor.

Ésa fue una de las taxativas aseveraciones que planteó Marcela Ríos –PhD y Magister en Ciencias Políticas Universidad de Wisconsin EEUU, Magíster en Ciencias Sociales FLACSO, y Bachiller en Sociología y Estudios Latinoamericanos Universidad de York en Canadá- en la inauguración del año académico de la Escuela de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Viña del Mar.

La actividad contó además con la presencia del Rector de UVM, Juan Pablo Prieto; su Vicerrector Académico, Marco Vega; el Vicerrector de Aseguramiento de la Calidad y Análisis institucional, Eduardo González, la Directora de la Escuela, Bárbara Calderón, jefes de Carrera, académicos y estudiantes.

En la oportunidad, la Directora de Escuela se refirió al sentido de construir Universidad. “La Universidad es una tradición y una tarea; se busca enseñar a pensar a nuestros estudiantes, pensando ante ellos y con ellos. Destaco de manera especial a la Universidad Viña del Mar, por su creciente vinculación con el medio, su docencia de calidad, y su creciente investigación”.

“Los invito a ser gestores del cambio y a convertir sus ideales en una mejor calidad de vida para ustedes, sus familias y la sociedad toda”, agregó Bárbara Calderón, en directa alusión a los estudiantes de la Escuela de Ciencias Jurídicas y Sociales, que este año sumó 361 nuevos jóvenes en su jornada diurna.

Decreciente participación de los chilenos

“Desafíos para la Democracia en Chile: participación electoral como expresión del desencanto”, fue el nombre de la charla de Marcela Ríos, especialista en política comparada de América Latina y estudios de género, y quien desde 2007 se desempeña como Oficial a cargo del área de Gobernabilidad en la oficina de Chile del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

En ella, la experta mostró las principales cifras de la realidad electoral en Chile. “¿Cómo funciona la democracia en Chile? Sólo un 12% cree que muy bien o bien; mientras un 46% considera que regular, y un 40% mal o muy mal”, aseveró Ríos.

Para ella, esto dice relación con una cada vez más decreciente participación social de los chilenos, sobre todo en comparación con el resto de los países de Latinoamérica. “El 80% dice no participar en ninguna acción colectiva, y de los que participan, las principales adhesiones son a las iglesias o clubes deportivos. Esto puede extrapolarse a la participación electoral, que en los últimos años ha aumentado en América Latina, pero en Chile ha caído dramáticamente”, continuó la cientista política.

“El porcentaje de voto en las elecciones parlamentarias con respecto a la población en edad de votar, entre 1990 y 2016, aumentó desde 63,3 a 70,8% en Latinoamérica; mientras que en Chile disminuyó entre 86,9 y 50,9%”, ejemplificó la profesional, señalando que en el escrutinio de 2012 votaron 1.200.000 personas menos que en la anterior jornada electoral parlamentaria.

Y la realidad regional no es más auspiciosa que la nacional. En la Región de Valparaíso, Viña del Mar es la comuna con menor votación: en la última elección municipal, sólo un 27% de personas que estaban en condiciones de sufragar lo hicieron, aseveró Ríos.

Del diagnóstico a la acción

“Se puede decir que dentro de la tipología de personas que no participan en política, principalmente se trata de personas jóvenes, de escasos recursos, y que viven en grandes ciudades. Ello implica que los intereses de ellos no se verán representados, porque un candidato no invertirá tiempo en ellos, no se interesará por quienes no votarán por él”, continuó la especialista electoral.

¿Cómo revertir esto? “No es una solución fácil, porque tiene que ver con el tejido social, con que las personas no se sienten convocadas. Claramente influye en ello la Constitución y el sistema de representación: los partidos políticos no están cumpliendo su rol de promover la participación, tienen un alejamiento profundo de la realidad, y no tienen muchas prácticas de democracia interna. Y cuando miramos a los que sí tienen esas prácticas, vemos que la participación aumenta”, explicó Ríos.

“A eso se agrega que en Chile no hay participación sistemática, y que no hay clases de educación cívica o formación ciudadana… es decir, en 12 años de escolaridad, nunca tuvieron una clase en que se les explicara a los jóvenes cuál es el rol de las instituciones, de las autoridades, etc”, continuó la invitada.

“Si uno mira algunos ejemplos de otros países de América, se encuentra con que hay mayor difusión de las ventajas de la participación electoral, como en México; o con que se promueve la participación como un deber necesario para acceder a prestaciones del Estado, como en Perú; o con que los colegios realizan ‘semanas de la democracia’ propiciando el ejercicio de elección de sus representantes, como en Canadá”, agregó Marcela Ríos.

“En definitiva, tenemos que entender que no hay ningún país que haya alcanzado objetivos de desarrollo sin democracia y que los países que tienen mayores niveles de igualdad tienen democracias más altamente representativas; ésas son algunas de las consideraciones que se debieran tener en cuenta para revertir el desencanto político en Chile”, puntualizó la cientista política.

Agua Santa 7055, sector Rodelillo, Viña del Mar. Políticas de Privacidad