Noticias y Actividades

Académico UVM y USACH buscan revelar las causas del dolor crónico.

Universidad Viña del Mar
28 de agosto de 2017

3 de cada 10 chilenos sufren este padecimiento


La Asociación Chilena para el Estudio del Dolor (Ached), indica que en Chile la prevalencia de dolor crónico no oncológico alcanza al 32% de la población: es decir, 3 de cada 10 chilenos –un equivalente a 5 millones de personas- sufren este padecimiento.

Si bien el dolor nos enseña a protegernos de elementos que nos puedan causar daño, cuando tiene una intensidad mayor o se prolonga en el tiempo, se transforma en un problema de difícil tratamiento, como se evidencia en la artrosis, fibromialgia, cefalea, etc.

“El dolor crónico es la razón más común por la que una persona consulta a un médico. Esta situación tiene en Chile un costo cercano a los 550 mil millones de pesos cada año, por concepto de discapacidad, costos médicos y productividad laboral”, señala el Dr. Luis Constandil, académico de la facultad de Química y Biología de la Universidad de Santiago y CEDENNA.

Dicho fenómeno tiene prácticamente las mismas características en humanos como en animales, basado en el precepto que no hay grandes diferencias en los elementos responsables de percibir este tipo de estímulos. De allí la importancia de estudiar el dolor crónico, “porque si bien el estudio del alivio del dolor agudo y la comprensión de sus mecanismos, ha tenido importantes avances en los últimos años; específicamente, para el caso del dolor crónico aún se desconoce cómo se inicia y se mantiene en el tiempo”, explica el Docente de la Escuela de Ciencias Veterinarias, José Luis Marcos, quien lidera la investigación “Role of the spinal TrkB‐NMDA receptor link in the BDNF‐induced long‐lasting mechanical hyperalgesia in the rat: A behavioural study”.

Investigación

La evidencia científica –indica el Dr. Marcos- apunta lo siguiente: “cuando se instala el dolor crónico ocurren modificaciones en los componentes del sistema nervioso involucrados en la percepción, transducción, transmisión e interpretación de los estímulos dolorosos, generando mayor capacidad para percibir como dolor estímulos normales como el tacto, fenómenos conocidos como hiperalgesia y alodinea, respectivamente, lo que resulta en un problema difícil de manejar terapéuticamente”, recalca el docente UVM.

“El poder entender los mecanismos responsables por los cuales se inicia el dolor crónico es básico para identificar posibles objetivos farmacológicos para controlar ese dolor”, explica Marcos.

En particular, “estamos interesados en identificar cuál es el neurotransmisor (molécula) involucrado en gatillar los cambios que producen dolor crónico a nivel espinal, así como estudiar su receptor y posibles asociaciones. Nuestro trabajo recientemente publicado en una prestigiosa revista científica (European Journal of pain) demuestra que el receptor del neurotransmisor conocido como BNDF y el receptor del neurotransmisor NMDA, funcionan en conjunto o conversan activamente para gatillar el dolor crónico. Este descubrimiento nos entrega nuevos conocimientos a la hora de diseñar terapias efectivas para el tratamiento del dolor crónico”, agrega.

En definitiva, “descubriendo qué sistema molecular hay que intervenir para poder controlar el dolor crónico, tenemos el primer paso, para luego encontrar y elaborar fármacos adecuados para enfrentar esas dolencias”, concluye José Luis Marcos.

Mayor detalle en: http://onlinelibrary.wiley.com/journal/10.1002/(ISSN)1532-2149/earlyview

Agua Santa 7055, sector Rodelillo, Viña del Mar. Políticas de Privacidad