Noticias y Actividades

Salud en personas transexuales fue el eje central del Primer Ciclo de Seminarios en Derechos Humanos e Inclusión Social

Universidad Viña del Mar
26 de octubre de 2016

Encuentro reunió a estudiantes de psicología, expertos en el área y relatos vivenciales de personal trans


diversi

En Chile existen actualmente dos centros hospitalarios especializados para trabajar con personas transgéneros: el Hospital Las Higueras de Talcahuano y el Hospital Carlos Van Buren de Valparaíso. Estos establecimientos realizan una ardua labor de acompañamiento y seguimiento de sus pacientes, con el fin de proporcionar la ayuda necesaria para que estas personas se transformen en lo que realmente son.  A la fecha, el Hospital Carlos Van Buren, pionero en cirugías de genitoplastía durante 30 años, liderado por el equipo del urólogo Guillermo Mac Millan, ha operado exitosamente a 600 transgéneros.

Justamente éste fue uno de los temas centrales del Primer Ciclo de Seminarios en Derechos Humanos e Inclusión Social, desarrollado por el Centro Regional de Inclusión e Innovación Social UVM y el Instituto Nacional de Derechos Humanos.
Patricia Casanova, es psicóloga del equipo del Policlínico Trans el hospital porteño y, en conjunto con un equipo multidisciplinario, realiza acompañamiento a personas transgéneros desde que ingresan para el tratamiento de hormonas hasta finalizar con la –tan ansiada- cirugía.

“Existe en general una carencia en los servicios de salud adecuados para personas trans y ocurre también que hay una tremenda falta de formación y en algunos casos transfobia en los profesionales de la salud. Todos los que estudiamos carreras del área de la salud sabemos que esto no está en la malla curricular, nadie nos enseña. La diversidad debiera estar en la mallas curriculares”, afirmó Casanova.

Asimismo, la profesional señaló que la población trans es altamente vulnerable, con altos niveles de discriminación. “La violencia que se genera hacia estas personas es tal que son uno de los grupos con más altas tasas de suicidios, depresión y ansiedad”, aportó la especialista.11162074_1650968638467697_6269721557160599748_n

Trans y salud

Para toda persona, el acceso a la salud en un derecho. Pese a esto, Patricia Casanova, explica que debido a la discriminación que existe al interior de los centros hospitalarios hacia las personas trans, “desde hace 10 años ha bajado el número de personas transgéneros que se atiende en consultorios. La gente no sabe cómo atenderlos, lo que ha provocado la automedicación, situación que es sumamente peligrosa ya que se necesita un acompañamiento para el tratamiento hormonal”, enfatizó.

Casanova ha desarrollado diversos estudios con respecto al trabajo que se realiza al interior de los centros de salud hacia las personas trans. En ellos encontró tres formas de patologización recurrentes en especialistas de la salud: “la primera es la más obvia… ‘pensar que ser trans es ser enfermo’, esto afortunadamente ya no pasa tanto. Lo segundo es que tienden a decidir por el paciente, siendo que es él el experto en su vida y en su cuerpo. La persona trans sabe lo que quiere y no todos quieren lo mismo… no puede ser el profesional el que decida antes de conocer al otro. Y la última, es la totalización de la identidad… qué quiere decir esto: que una vez que digo que soy trans, es todo lo que puedo ser y se asume que su único problema es ser transgénero”.

Para ella, la mejor manera de abordar estas problemáticas es que existan más especialistas encargados y capaces de poder realizar tratamientos desde lo psicológico hasta lo físico de una manera integral, enfocada en los derechos.

“Un modelo como éste es el que desarrollamos en el Hospital Van Buren, trabajando en tres ejes: la psicología, la endocrinología y el área quirúrgica. Pese a esto, nuestro principal problema es que aún no se genera un protocolo nacional que sustente nuestras acciones. Funcionamos hace más de un año y aún no tenemos programas que nos respalden”.

Andrés3

Andrés Rivera

Desde la experiencia

El 4 de mayo del 2007 es una fecha que seguramente Andrés Ignacio Rivera Duarte nunca olvidará. Antes de esa fecha su nombre era María Georgina de los Angeles, nombre que le dieron sus padres al nacer y que lo acompañó por 47 años.

Hoy, nueve años después de que legalmente cambiara su identidad, Andrés nos cuenta su experiencia de vida y cómo ve el mundo.

“Existe mucha discriminación en nuestro país y la posibilidad de abrir foros sobre estos temas es un paso para lograr tener los mismos derechos que el resto”, afirmó Andrés.

A sus 52 años, Andrés comenta que a sus 4 años se dio cuenta que era hombre: “jugando al papá y a la mamá siempre era yo el papá. A mis 38 años hice el cambio social. Eso fue tremendo, fui el primer hombre trans en sacar la cara y realizar el cambio legal en Chile. Fue una lucha de cinco años en tribunales con bastantes situaciones perversas y discriminatorias. Fue difícil, pero hoy en día cuando miro hacia atrás siento esa tranquilidad de haber enfrentado mi vida con dignidad”, concluyó.

Agua Santa 7055, sector Rodelillo, Viña del Mar. Políticas de Privacidad